Tu Vejiga | Drogueria Luma S.A.
Droguería LUMA S.A.

El sistema urinario

Subir

El sistema urinario

El sistema urinario es una maravillosa y compleja obra de ingeniería. Aprender el propósito de cada una de las partes de tu cuerpo te ayudará a cambiar y a entender.

Recuerda:
   ✔ Los riñones mantienen el equilibro de agua en tu cuerpo y eliminan las toxinas produciendo orina.
   ✔ La orina fluye de los riñones a la vejiga donde se acumula hasta que la expulsas.
   ✔ En un sistema urinario en perfecto funcionamiento, el cerebro y la vejiga se comunican para coordinar cuándo y con qué frecuencia debes ir al baño.
   ✔ El correcto desarrollo de este proceso es crucial para tener una buena salud en general.


¿Qué me pasa?

Subir

¿Qué me pasa?

Todos somos diferentes y ningún trastorno urinario se parece a otro o tiene la misma gravedad. Algunos, como la incontinencia y las infecciones del tracto urinario (ITU) son más comunes de lo que se imagina. Hay varias alternativas eficientes para el tratamiento de estos trastornos urinarios.

En esta sección nos centramos en las principales complicaciones urinarias (problemas al orinar) donde el sondaje intermitente puede ser una buena solución para mejorar tu calidad de vida. Si crees que puedes tener algunos de los síntomas que describimos más abajo no dudes en ponerte en contacto con un profesional sanitario lo antes posible. Queremos encontrar una solución a tu problema. Haz clic en la siguiente lista para obtener más información.

Incontinencia

Subir

Incontinencia

Con la incontinencia urinaria se experimentan pérdidas de orina involuntarias debidas a la reducción del control de la vejiga. Las personas no suelen pedir ayuda porque sienten vergüenza, por lo que un problema que a veces es sencillo de solucionar se queda muchas veces sin tratar. La incontinencia es un problema que, en muchas ocasiones, tiene un tratamiento que puede mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Los síntomas y la gravedad de la incontinencia urinaria varían desde pérdidas de orina ocasionales al toser o estornudar, hasta una urgencia de orinar intensa y repentina que impide llegar a tiempo al inodoro.

Es bueno saber que hay diferentes tipos de incontinencia urinaria: incontinencia por esfuerzo, de urgencia, por rebosamiento o mixta. Más abajo te las explicamos con detalle.

Estos son los diferentes tipos de incontinencia urinaria


Incontinencia por esfuerzo
   - Se trata de una pérdida de orina cuando se ejerce presión (esfuerzo) en la vejiga al toser, estornudar, reír, realizar ejercicio o levantar peso. La incontinencia de este tipo tiene lugar cuando el músculo del esfínter y/o el suelo pélvico de la vejiga se debilitan. En las mujeres, esto puede deberse a cambios físicos derivados de embarazo, parto o menopausia. En los hombres, la eliminación de la próstata puede producir este tipo de incontinencia. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y varía entre asesoramiento de conducta, fisioterapia, administración de fármacos o intervención quirúrgica.

Incontinencia de urgencia o vejiga hiperactiva
   - Se trata de una urgencia repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina. El músculo de la vejiga se contrae y puede advertir de que dispones de algunos segundos a un minuto para llegar al inodoro. Con este tipo de incontinencia puedes sentir la necesidad de orinar frecuentemente, incluso por la noche. La causa pueden ser infecciones del tracto urinario, irritantes de la vejiga (fármacos, productos alimenticios...), retención urinaria, problemas intestinales, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer, golpes, lesiones o daños en el sistema nervioso asociados a esclerosis múltiple. Si no hay una causa conocida, la incontinencia de este tipo también recibe el nombre de vejiga hiperactiva. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y varía entre asesoramiento de conducta y fisioterapia y administración de fármacos, sondaje e intervención quirúrgica. En ocasiones, un tratamiento combinado es la solución más eficaz.

Incontinencia por rebosamiento
   - Si tienes pérdidas de orina frecuentes, o constantes, es posible que tengas una incontinencia por rebosamiento, producido por la imposibilidad de vaciar la vejiga. A veces puedes tener la sensación de que nunca la vacías totalmente. Cuando intentas orinar, solo se produce un flujo débil de orina. Este tipo de incontinencia puede producirse en personas con daños en la vejiga, uretra bloqueada o lesión nerviosa debidos a diabetes, y en hombres con problemas en la próstata. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y varía entre sondaje, asesoramiento de conducta y fisioterapia, administración de fármacos o intervención quirúrgica. En ocasiones, un tratamiento combinado es la solución más eficaz.

Incontinencia mixta
   - Este término se utiliza algunas veces para describir las pérdidas continuas de orina, tanto de día como de noche, o las pérdidas incontrolables periódicas de grandes volúmenes de orina. En estos casos, la vejiga no tiene capacidad de almacenamiento. Algunas personas tienen este tipo de incontinencia porque nacieron con un defecto anatómico. Puede estar ocasionada por lesiones en la médula espinal o en el sistema urinario, o por una abertura anómala (fístula) entre la vejiga y una estructura adyacente, como la vagina. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y varía entre sondaje, asesoramiento de conducta y fisioterapia, administración de fármacos o intervención quirúrgica, en ocasiones de forma combinada.

Otros tipos de incontinencia menos comunes son:
   - Incontinencia funcional: las personas de edad avanzada o las personas con discapacidad pueden experimentar incontinencia simplemente porque un deterioro físico o mental les impide llegar a tiempo al baño. Por ejemplo, es posible que una persona con artritis grave no se pueda desabrochar los pantalones con la suficiente rapidez. Incontinencia total grave: este término se utiliza algunas veces para describir las pérdidas continuas de orina, tanto de día como de noche, o las pérdidas incontrolables periódicas de grandes volúmenes de orina. En estos casos, la vejiga no tiene capacidad de almacenamiento. Algunas personas tienen este tipo de incontinencia porque nacieron con una anomalía física. Puede estar ocasionada por lesiones en la médula espinal o en el sistema urinario, o por una abertura anómala (fístula) entre la vejiga y una estructura adyacente, como la vagina. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y varía desde el cateterismo, recomendaciones en cuanto a hábitos de vida y la fisioterapia, hasta la administración de fármacos e intervenciones quirúrgicas, en ocasiones de forma combinada.

Retención

Subir

Retención

La retención puede considerarse como lo opuesto de la incontinencia. En este caso el problema consiste en el vaciado incompleto de la vejiga o problemas de vaciado en general. La incapacidad para vaciar totalmente la vejiga puede tener muchas causas que se dividen, generalmente, en retención urinaria aguda y retención urinaria crónica.

Retención urinaria aguda
   - La incapacidad repentina de orinar suele ser sintomática de otra condición que requiere tratamiento. Puede estar ocasionada por obstrucciones en la vejiga o en la uretra (el conducto que permite que la orina salga de la vejiga al exterior del cuerpo), por una interrupción de información sensorial en el sistema nervioso (por ejemplo una lesión en algún nervio o en la médula espinal) o por la inflamación de la vejiga (por ejemplo, retrasando la micción durante un largo período de tiempo). Además de una evidente y repentina incapacidad para vaciar la vejiga, las personas con retención de líquidos aguda suelen experimentar una distensión del abdomen.
   - Las complicaciones de la retención urinaria no tratada pueden ser daños en la vejiga e insuficiencia renal crónica. El tratamiento consiste en vaciar la vejiga de orina con sondaje intermitente junto con el tratamiento de la causa subyacente.

Retención urinaria crónica
   - La causa de la retención urinaria crónica suele ser, al igual que en la retención aguda, una condición independiente que requiere tratamiento. Puede ser un bloqueo en la salida, una musculatura vesical débil, un problema neurológico o el efecto secundario de un fármaco, por nombrar algunas. Los síntomas pueden ser confusos porque, aunque puedes orinar, puedes tener problemas para iniciar la micción o para vaciar totalmente la vejiga. Es posible que tengas que orinar frecuentemente o que sientas la necesidad urgente de orinar pero con escasos resultados al llegar al inodoro. También puede suceder que sientas la necesidad de repetir poco después de acabar de orinar. Al mismo tiempo puedes tener pérdidas de orina entre el proceso de vaciado a causa del sobrellenado de la vejiga (incontinencia por rebosamiento).
   - Debido a estos síntomas confusos, la retención crónica puede diagnosticarse con bastante frecuencia como vejiga hiperactiva o incontinencia por urgencia. Esta confusión es grave ya que el tratamiento por hiperactividad consiste básicamente en "tranquilizar la vejiga" con fármacos, lo que, por supuesto, aumenta el nivel de retención. Tu médico puede solicitar la realización de una ecografía o la medición de la orina residual después del sondaje para asegurarse de que no padeces retención. Las complicaciones de la retención crónica no tratada pueden ser infecciones del tracto urinario, daños en la vejiga, incontinencia e insuficiencia renal crónica. El tratamiento es parecido al de la retención aguda, centrándose en el tratamiento de la causa subyacente y en el vaciado frecuente de orina mediante autosondaje intermitente.

¿Cómo puedo ser incontinente si mi problema es la retención?
   - La incontinencia y la retención son problemas totalmente opuestos. Sencillamente la incontinencia dificulta contener la orina mientras que la retención dificulta expulsarla. Pero la retención puede impedir que vacíes la vejiga totalmente. Tu cuerpo continúa produciendo más orina que la que expulsas en cada visita al servicio. Finalmente, la acumulación de orina supera la capacidad de tu vejiga para retenerla por lo que el resultado son pérdidas de orina así como el posible retroceso de la orina a los riñones o daños en el músculo vesical. Tanto si las pérdidas se deben a retención o a incontinencia, la buena noticia es que el autosondaje puede ser un medio de ayuda fácil y rápido. Las sondas te ayudarán a asegurar que tu vejiga se vacíe totalmente, evitando el sobrellenado, las pérdidas y posibles problemas de salud.

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Subir

Infecciones del tracto urinario (ITU)

No todos los síntomas del tracto urinario tienen por qué deberse a una ITU aunque pueda parecerlo. Pero si sospechas que tienes una ITU, ponte en contacto con tu médico inmediatamente. En la mayoría de los casos, los remedios caseros u otros tipos de soluciones no pueden eliminar totalmente la infección. (*Sintomático: con síntomas demostrativos como fiebre, sangre en orina, orina turbia...)

Síntomas de las infecciones urinarias

Normalmente las infecciones de orina muestran cambios significativos a la hora de ir al baño. Estos son algunos de los signos que identifican una ITU:

   ✔ Necesidad frecuente de orinar
   ✔ Incontinencia
   ✔ Sensación de quemazón al vaciar la vejiga
   ✔ Sangre en orina
   ✔ Orina turbia, de color anormal o con olor fuerte
   ✔ Dolor abdominal y lumbar
   ✔ Fiebre
   ✔ Malestar general

Si realmente tienes una infección del tracto urinario el tratamiento es sencillo. Ponte en contacto con tu médico lo antes posible para buscar una solución.

Efectos de una enfermedad o lesión en tu vejiga

Subir

Efectos de una enfermedad o lesión en tu vejiga

En algunos casos, las personas con una condición o lesión grave pueden experimentar alteraciones del funcionamiento de su vejiga.

En esta sección analizamos las diferentes patologías y su posible efecto sobre el funcionamiento del sistema urinario. El objetivo es ayudarte a que conozcas mejor la razón por la que la disfunción vesical puede ser, o llegar a ser, parte de su condición. También queremos proporcionarte información sobre cómo el sondaje puede solventar tu trastorno vesical de forma segura, cómoda y con total discreción.

Diabetes y síntomas en la vejiga

Subir

Diabetes y síntomas en la vejiga

La diabetes mellitus, normalmente denominada diabetes, es un grupo de enfermedades metabólicas en las que una persona tiene un alto nivel de azúcar en sangre, ya sea debido a que el cuerpo no produce suficiente insulina o porque las células no responden a la insulina producida.

La diabetes puede aumentar el riesgo de complicaciones en diferentes partes del cuerpo. Una complicación común es la neuropatía que empieza normalmente en los nervios con mayor longitud y, por lo tanto, afecta en primer lugar a los pies. La neuropatía significa la aparición de daños en los nervios, lo que se traduce en una pérdida de sensibilidad.

La neuropatía diabética puede acabar afectando a la función de la vejiga. Esto puede no observarse durante un período prolongado de tiempo y, por lo tanto, es normal que el tratamiento se prescriba tarde.

¿Cómo afecta la diabetes a tu vejiga?

El efecto de la neuropatía en la vejiga consiste en 3 cambios. En primer lugar, se produce una reducción de sensibilidad en la vejiga. Básicamente, esto significa que no sentirás el llenado de la vejiga, traduciéndose en visitas infrecuentes al servicio con el fin de vaciarla.

En segundo lugar, como consecuencia, el volumen de la vejiga aumentará, dado que no observarás ni sentirás la necesidad de vaciarla. Es posible que sólo vayas al servicio una o dos veces al día.

En tercer lugar, tendrás un deterioro de la contractilidad de la vejiga, lo que complicará el vaciado completo de la misma.

Por lo tanto, los citados cambios conducen a un aumento de tamaño de la vejiga acompañado de una falta de contractilidad y una hipotonía de la misma que, inicialmente, no tiene por qué ofrecer muchos síntomas. Pero el deterioro puede desembocar en retención de orina, incontinencia e infecciones repetidas del tracto urinario. Algunas personas también desarrollan parálisis de la vejiga con retención urinaria crónica dolorosa.

¿Cómo identifico los síntomas?
Como los síntomas pueden ser suaves, es posible que no observes nada en absoluto. Una rápida autocomprobación puede ofrecerte algunas pistas:

   ✔ ¿Con qué frecuencia visitas el servicio para vaciar tu vejiga? ¿Menos de 4 veces?
   ✔ ¿Sientes la necesidad de realizar esfuerzo para vaciar tu vejiga?
   ✔ ¿Tienes la sensación de que tu vejiga no se vacía?
   ✔ ¿Has tenido infecciones del tracto urinario el último año?

En caso de que algunas de estas preguntas tengan una respuesta afirmativa, conviene que te hagas un reconocimiento médico. Igualmente debes hacerlo si tienes otros síntomas molestos del tracto urinario.

Ventajas del autosondaje
Si tienes suficiente control motor para manejar una sonda, el autosondaje es una forma segura y cómoda de vaciar tu vejiga con independencia de tu patología. El objetivo del sondaje es mejorar tu calidad de vida proporcionándote un mejor control de tu vejiga. Además, al mismo tiempo podrás prevenir daños y complicaciones renales, así como las infecciones del tracto urinario (ITU).

Muchas personas se sondan diariamente
Ellas pueden decirte las numerosas ventajas que ofrece el sondaje: Es un procedimiento fácil y seguro y, aunque al principio puede resultar algo extraño, no es doloroso Vacía la vejiga totalmente, evitando el retroceso de la orina que podría dañar los riñones Evita la orina residual, reduciendo el riesgo de infecciones del tracto urinario Como la vejiga se vacía totalmente, no hay riesgos de pérdidas de orina Controlas cuándo y cómo vacías tu vejiga Podría ayudarte a tener un sueño nocturno sin interrupciones Te acostumbras a él con bastante facilidad, por lo que acaba pareciéndose a la micción normal ¡Mejora tu calidad de vida! No tienes que preocuparte de pérdidas que te avergüencen ni de cómo te manejarás fuera de casa.

El sondaje te proporciona control
Los problemas de vejiga, con independencia de su gravedad, pueden restar normalidad y confianza a nuestra vida diaria. El sondaje puede ayudarnos de muchas maneras diferentes.

El uso de sondas te permite vaciar la vejiga en diferentes momentos del día como una forma natural de orinar. Esto significa que podrás seguir la rutina normal de la vida diaria, algo que es mucho más importante de lo que parece. Con una buena sonda de un solo uso podrás sondarte de forma rápida, cómoda y con total discreción. Nadie tiene por qué saberlo excepto tú.

El sondaje también te permitirá vaciar totalmente la vejiga, con lo que el riesgo de pérdidas de orina es mínimo. Mucha gente con problemas de vejiga no se atreve a salir ante la posibilidad de que estas pérdidas resulten visibles. El autosondaje puede ser parte de la solución. Además, es obvio que el vaciado completo también representa una mejora para ti desde una perspectiva médica.

El vaciado insuficiente de la vejiga por la noche es un motivo normal de trastornos del sueño. Una vez que empieces a sondarte, podrás vaciar totalmente la vejiga todas las noches antes de acostarte, por lo que no te despertarás a causa de una urgencia para ir al baño.

Otro aspecto importante de las sondas de un solo uso es su efecto positivo en tu vida sexual. El simple hecho de aliviar tus trastornos urinarios aumenta la posibilidad de que mejore tu sexualidad en todos los sentidos. Las sondas de un solo uso también proporcionan un medio para que te liberes del obstáculo y la preocupación que suponen los dispositivos permanentes.

Cómo afecta a la vejiga la hiperplasia benigna de próstata (HBP)

Subir

Cómo afecta a la vejiga la hiperplasia benigna de próstata (HBP)

La próstata está situada en el interior del cuerpo masculino, justo debajo de la vejiga. La uretra, a través de la cual pasa toda la orina, atraviesa la próstata. Con la edad ésta aumenta de tamaño y presiona la uretra, de forma que dificulta o incluso imposibilita la micción.

A la edad de 50 años, uno de cada dos hombres experimenta una hiperplasia benigna de próstata, y a los 80 años, esta cifra alcanza el 90 %. El motivo por el que el tamaño de la próstata aumenta no se sabe con certeza, pero son factores de riesgo conocidos de la edad y el funcionamiento de los testículos (que todavía producen esperma y testosterona, hormona sexual masculina).

Casi la mitad de los hombres con HBP experimenta síntomas. La constricción de la uretra dificulta el vaciado de la vejiga y favorece la necesidad urgente de orinar.

¿Cómo afecta la hiperplasia benigna de próstata (HBP) a tu vejiga?


Problemas de vaciado
   ✔ Dificultad para iniciar la micción
   ✔ Flujo urinario lento
   ✔ Sensación de que la vejiga no se ha vaciado totalmente
   ✔ Orina residual (queda un volumen de orina tras la micción)

Dificultad en resistir la urgencia de orinar
   ✔ Necesidad de orinar frecuentemente
   ✔ Necesidad de orinar por la noche
   ✔ Urgencias severas que conducen a pérdidas de orina

A veces estos problemas de vaciado pueden derivar en una detención total del flujo urinario e infecciones del tracto urinario difíciles de tratar. Los síntomas descritos más arriba también pueden deberse a otros trastornos del sistema urinario inferior, por lo que siempre debes consultar a tu médico antes de empezar un tratamiento.

Problemas asociados
Debido a la presión ejercida en la uretra, la vejiga necesita realizar un mayor esfuerzo para evacuar la orina. Por este motivo, el espesor de las paredes de la vejiga aumenta, con la consiguiente reducción de flexibilidad y elasticidad. A su vez, esto significa que la vejiga no puede recuperarse como solía hacerlo, por lo que no puede expulsar toda la orina de su interior. La orina residual puede ser el caldo de cultivo de bacterias que produzcan infecciones del tracto urinario.

Tratamientos


Hay muchos tratamientos para la hiperplasia benigna de próstata, dependiendo de la gravedad de los síntomas. En los casos leves, tu médico puede adoptar una actitud de "esperar y controlar" para ver si se produce una mejoría espontánea o se requiere intervención. En las condiciones más graves, las opciones van desde medicación para contraer la próstata hasta la eliminación de tejido prostático mediante cirugía.

En cualquier fase, tu médico puede buscar el alivio de los síntomas con el uso periódico o continuo de una sonda. Esta es una buena opción, ya que la vejiga se vacía totalmente. Por ejemplo, si te sondas antes de acostarte, evitarás la urgencia de tener que orinar en mitad de la noche. También podrás aliviar la sensación de tener que ir a orinar pero no poder hacerlo tu solo, en la intimidad de tu cuarto de baño y de forma rápida y fácil. Y, como además, vaciarás la vejiga totalmente, no tendrás que preocuparte de pérdidas que te apuren en tus salidas.

El sondaje te proporciona control
Los problemas de vejiga, con independencia de su gravedad, pueden restar normalidad y confianza a nuestra vida diaria. El sondaje puede ayudarnos de muchas maneras diferentes.

El uso de sondas hidrofílicas te permite vaciar la vejiga en diferentes momentos del día como una forma natural de orinar. Esto significa que podrás seguir la rutina normal de la vida diaria, algo que es mucho más importante de lo que parece. Con una buena sonda de un solo uso podrás sondarte de forma rápida, cómoda y con total discreción. Nadie tiene por qué saberlo excepto tú.

El sondaje también te permitirá vaciar totalmente la vejiga, con lo que el riesgo de pérdidas de orina es mínimo. Mucha gente con problemas de vejiga no se atreve a salir ante la posibilidad de que estas pérdidas resulten visibles. El autosondaje puede ser parte de la solución. Además, es obvio que el vaciado completo también representa una mejora para ti desde una perspectiva médica.

El vaciado insuficiente de la vejiga por la noche es un motivo normal de trastornos del sueño. Una vez que empieces a sondarte, podrás vaciar totalmente la vejiga todas las noches antes de acostarte, por lo que no te despertarás a causa de la urgencia.

Otro aspecto importante de las sondas de un solo uso es su efecto positivo en tu vida sexual. El simple hecho de aliviar tus trastornos urinarios aumenta la posibilidad de que mejore tu sexualidad en todos los sentidos. Además, puede facilitar tu vida sexual. Las sondas de un solo uso también proporcionan un medio para que te liberes del obstáculo y la preocupación que suponen los dispositivos permanentes.

¿Cómo afectan la espina bífida y el mielomeningocele a tu vejiga?

Subir

¿Cómo afectan la espina bífida y el mielomeningocele a tu vejiga?


Espina bífida
La espina bífida es un nombre colectivo que hace referencia a cualquier anomalía surgida en el nacimiento relacionada con el cierre incompleto de la espina dorsal. Esta malformación congénita se produce durante el primer mes del embarazo. El tipo más común de espina bífida es el mielomeningocele, un defecto del tubo neural en el que los huesos de la espina no se forman totalmente. Esto hace que la médula espinal y sus tejidos protuyan y sobresalgan de la espalda del niño. También pueden producirse disfunciones de la propia médula espinal y las raíces nerviosas. Este cierre defectuoso puede producirse en cualquier punto de la médula, desde el cuello hasta el coxis, pero se suele encontrar en la zona lumbar. El cierre de la espina bífida debe realizarse lo antes posible, preferiblemente a las 24 horas de nacer.

Los efectos en tu vejiga
Si la lesión de la médula espinal es parcial, experimentarás una cierta pérdida de capacidad de control de tus músculos, pero algunas señales nerviosas seguirán transmitiéndose. Incorporar el sondaje intermitente limpio (SIL) a tu rutina diaria te permitirá controlar tu vejiga y conseguir una vida prolongada, saludable e independiente.
La funcionalidad nerviosa de la vejiga se ve perturbada en el 90% de los casos de espina bífida porque los impulsos nerviosos no pueden alcanzar su destino con normalidad. Las señales deterioradas también dan lugar a una deficiencia muscular con parálisis y movilidad reducida, entumecimiento, problemas de circulación en las piernas y un mayor riesgo de fractura ósea. Muchas personas quedan confinadas a sillas de ruedas y pueden desarrollar dislocaciones de caderas y desalineación de piernas y espalda.

Ventajas del autosondaje
Si tienes suficiente control motor para manejar una sonda, el autosondaje es una forma segura y cómoda de vaciar tu vejiga con independencia de tu patología. El objetivo del sondaje es mejorar tu calidad de vida proporcionándote un mejor control de tu vejiga. Además, al mismo tiempo podrás prevenir daños y complicaciones renales, así como las infecciones del tracto urinario (ITU).

Muchas personas se sondan diariamente

Ellas pueden decirte las numerosas ventajas que ofrece el sondaje:
   ✔ Es un procedimiento fácil y seguro y, aunque al principio puede resultar algo extraño, no es doloroso
   ✔ Vacía la vejiga totalmente, evitando el retroceso de la orina que podría dañar los riñones
   ✔ Evita la orina residual, reduciendo el riesgo de infecciones del tracto urinario
   ✔ Como la vejiga se vacía totalmente, no hay riesgos de pérdidas de orina
   ✔ Controlas cuándo y cómo vacías tu vejiga
   ✔ Podría ayudarte a tener un sueño nocturno sin interrupciones
   ✔ Te acostumbras a él con bastante facilidad, por lo que acaba pareciéndose a la micción normal
   ✔ ¡Mejora tu calidad de vida! No tienes que preocuparte de pérdidas que te avergüencen ni de cómo te manejarás fuera de casa.
   ✔ El sondaje te proporciona control

Los problemas de vejiga, con independencia de su gravedad, pueden restar normalidad y confianza a nuestra vida diaria. El sondaje puede ayudarnos de muchas maneras diferentes.
El uso de sondas hidrofílicas te permite vaciar la vejiga en diferentes momentos del día como una forma natural de orinar. Esto significa que podrás seguir la rutina normal de la vida diaria, algo que es mucho más importante de lo que parece. Con una buena sonda de un solo uso podrás sondarte de forma rápida, cómoda y con total discreción. Nadie tiene por qué saberlo excepto tú.
El sondaje también te permitirá vaciar totalmente la vejiga, con lo que el riesgo de pérdidas de orina es mínimo. Mucha gente con problemas de vejiga no se atreve a salir ante la posibilidad de que estas pérdidas resulten visibles. El autosondaje puede ser parte de la solución. Además, es obvio que el vaciado completo también representa una mejora para ti desde una perspectiva médica. Otro aspecto importante de las sondas de un solo uso es su efecto positivo en tu vida sexual. El simple hecho de aliviar tus trastornos urinarios aumenta la posibilidad de que mejore tu sexualidad en todos los sentidos. Las sondas de un solo uso también proporcionan un medio para que te liberes del obstáculo y la preocupación que suponen los dispositivos permanentes.
El vaciado insuficiente de la vejiga por la noche es un motivo normal de trastornos del sueño. Una vez que empieces a sondarte, podrás vaciar totalmente la vejiga todas las noches antes de acostarte, por lo que no te despertarás a causa de una urgencia para ir al baño.


Las disfunciones de la vejiga y del intestino a menudo se producen juntas


Ha sido recientemente cuando los profesionales sanitarios han empezado a observar la conexión entre la disfunción de la vejiga y del intestino. El impacto es enorme para las personas con enfermedades neurógenas. En muchos casos, los síntomas vesicales e intestinales coexisten e interactúan entre sí. Por ello, ha llegado la hora de aplicar un enfoque más holístico en beneficio de los pacientes.

¿Estás planteando las preguntas adecuadas?
Existen numerosos desafíos que deben superarse, tanto para el paciente como para el profesional sanitario. Es posible ofrecer mejor atención y mejor calidad de vida cuando se tratan conjuntamente la vejiga y el intestino.
Hemos recopilado una serie de testimonios de personas con disfunción vesical e intestinal relacionadas con su diagnóstico neurógeno y cuyas vidas han mejorado, y analizamos las terapias que mejoran la calidad de vida para que, tanto el paciente como el profesional sanitario, puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿Cómo afecta la esclerosis múltiple (EM) a tu vejiga?

Subir

¿Cómo afecta la esclerosis múltiple (EM) a tu vejiga?


Esclerosis múltiple (EM)
La esclerosis múltiple (EM) es una afección neurológica/enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso central, el cerebro y la médula espinal. La capa aislante que rodea los nervios (mielina) se pierde, dejando un tejido cicatrizal denominado esclerosis (también conocido como placas o lesiones). Esas áreas dañadas ralentizan la transmisión de los impulsos nerviosos.
Los síntomas son muy diversos, dependiendo del área donde se formen las placas o lesiones. La esclerosis múltiple a menudo cursa en ataques reiterados, en los que los síntomas empeoran o aparecen nuevos síntomas. Entre ataques, los síntomas pueden mejorar o permanecer constantes. Una primera señal suele ser la inflamación del nervio óptico y problemas urinarios.


Tu sistema urinario


Con el tiempo, en torno al 80% de los pacientes con esclerosis múltiple experimentarán problemas de vejiga. Es común que se den casos de vejiga hiperactiva, en que la lesión nerviosa da lugar a necesidades urgentes, frecuentes e incontrolables para vaciar la vejiga aunque no esté llena.
También son muy comunes los problemas para vaciar totalmente la vejiga. Los músculos del suelo pélvico y el músculo del esfínter se contraen espontáneamente durante el vaciado. Esto hace que la uretra se cierre, con el resultado de que la vejiga no se vacía correctamente. La orina residual (la que no ha podido salir) produce la sensación de tener que volver a orinar, con lo que se va más veces al baño que si la vejiga se hubiese vaciado totalmente.
La progresión de la esclerosis múltiple puede tener cambios bruscos. En algunos períodos la micción será más problemática y en otros será relativamente fácil. Sigue siendo muy importante tratar los problemas de vaciado de la vejiga de forma coherente. La orina residual puede dar lugar a infecciones del tracto urinario lo que, a su vez, puede provocar nuevos ataques o la reaparición de un ataque que había remitido anteriormente.

Ventajas del autosondaje
Si tienes suficiente control motor para manejar una sonda, el sondaje vesical es una forma segura y cómoda de vaciar tu vejiga con independencia de tu patología. El objetivo del sondaje es mejorar tu calidad de vida proporcionándote un mejor control de tu vejiga. Además, al mismo tiempo podrás prevenir daños y complicaciones renales, así como las infecciones de orina (ITU).

Muchas personas se sondan diariamente

Ellas pueden decirte las numerosas ventajas que ofrece el sondaje:
   ✔ Es un procedimiento fácil y seguro y, aunque al principio puede resultar algo extraño, no es doloroso
   ✔ Vacía la vejiga totalmente, evitando el retroceso de la orina que podría dañar los riñones
   ✔ Evita la orina residual, reduciendo el riesgo de infecciones del tracto urinario
   ✔ Como la vejiga se vacía totalmente, no hay riesgos de pérdidas de orina
   ✔ Controlas cuándo y cómo vacías tu vejiga
   ✔ Podría ayudarte a tener un sueño nocturno sin interrupciones
   ✔ Te acostumbras a él con bastante facilidad, por lo que acaba pareciéndose a la micción normal
   ✔ ¡Mejora tu calidad de vida! No tienes que preocuparte de pérdidas que te avergüencen ni de cómo te manejarás fuera de casa.
   ✔ El sondaje te proporciona control

Los problemas de vejiga, con independencia de su gravedad, pueden restar normalidad y confianza a nuestra vida diaria. El sondaje puede ayudarnos de muchas maneras diferentes. El uso de sondas te permite vaciar la vejiga en diferentes momentos del día como una forma natural de orinar. Esto significa que podrás seguir la rutina normal de la vida diaria, algo que es mucho más importante de lo que parece. Con una buena sonda de un solo uso podrás sondarte de forma rápida, cómoda y con total discreción. Nadie tiene por qué saberlo excepto tú.
El sondaje vesical también te permitirá vaciar totalmente la vejiga, con lo que el riesgo de pérdidas de orina es mínimo. Mucha gente con problemas de vejiga no se atreve a salir ante la posibilidad de que estas pérdidas resulten visibles. El autosondaje puede ser parte de la solución. Además, es obvio que el vaciado completo también representa una mejora para ti desde una perspectiva médica.
El vaciado insuficiente de la vejiga por la noche es un motivo normal de trastornos del sueño. Una vez que empieces a sondarte, podrás vaciar totalmente la vejiga todas las noches antes de acostarte, por lo que no te despertarás a causa de una urgencia para ir al baño.
Otro aspecto importante de las sondas de un solo uso es su efecto positivo en tu vida sexual. El simple hecho de aliviar tus trastornos urinarios aumenta la posibilidad de que mejore tu sexualidad en todos los sentidos. Las sondas de un solo uso también proporcionan un medio para que te liberes del obstáculo y la preocupación que suponen los dispositivos permanentes.

Las disfunciones de la vejiga y del intestino a menudo se producen juntas


Ha sido recientemente cuando los profesionales sanitarios han empezado a observar la conexión entre la disfunción de la vejiga y del intestino. El impacto es enorme para las personas con enfermedades neurógenas. En muchos casos, los síntomas vesicales e intestinales coexisten e interactúan entre sí. Por ello, ha llegado la hora de aplicar un enfoque más holístico en beneficio de los pacientes.

¿Estás planteando las preguntas adecuadas?
Existen numerosos desafíos que deben superarse, tanto para el paciente como para el profesional sanitario. Es posible ofrecer mejor atención y mejor calidad de vida cuando se tratan conjuntamente la vejiga y el intestino.
Hemos recopilado una serie de testimonios de personas con disfunción vesical e intestinal relacionadas con su diagnóstico neurógeno y cuyas vidas han mejorado, y analizamos las terapias que mejoran la calidad de vida para que, tanto el paciente como el profesional sanitario, puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.

La enfermedad de Parkinson y la vejiga

Subir

La enfermedad de Parkinson y la vejiga

La enfermedad de Parkinson es una afección neurológica progresiva. En las personas que padecen Parkinson, mueren algunas de las células cerebrales que producen dopamina. Estas células son necesarias para controlar el movimiento físico y el estado de ánimo. La enfermedad empeora con el tiempo, pero su progresión afecta a las personas de manera diferente, al igual que sus síntomas.
La enfermedad de Parkinson a menudo se diagnostica en personas a partir de los 40 o los 50 años, pero también se puede diagnosticar mucho antes. Se cree que la enfermedad está causada por una combinación de factores ambientales y genéticos y, en la mayoría de los casos, se trata con medicación.
Debido a que el Parkinson es una enfermedad del sistema nervioso, algunas personas que la padecen, aunque no todas, pueden experimentar problemas de la función vesical en alguna etapa de su enfermedad.


Cómo afecta a la vejiga la enfermedad de Parkinson

Las personas con Parkinson pueden sufrir los mismos problemas de vejiga que cualquier otra persona. Sin embargo, se suele informar de dos síntomas: incontinencia de urgencia y nocturia (necesidad de orinar por la noche). Estas afecciones (o cualquier otro problema de vejiga que podría experimentar una persona con Parkinson) pueden ser el resultado de problemas de conexión entre el cerebro y la vejiga. No todas las personas con Parkinson sufren problemas de vejiga. Pero para aquellas que sí los padecen, los síntomas pueden empeorar a medida que avanza la enfermedad.
La incontinencia de urgencia también se conoce como vejiga hiperactiva (VHA). Una persona con vejiga hiperactiva experimenta contracciones involuntarias que son difíciles de controlar. Puede sentir la necesidad de orinar de inmediato, sin previo aviso, incluso si la vejiga no está llena. La VHA puede ser muy molesta y algunas personas también pueden sufrir pérdidas de orina.
La nocturia es la necesidad de orinar varias veces durante la noche debido a la VHA. Las personas se despiertan o pueden orinarse en la cama. La interrupción del sueño debido a la nocturia es uno de los síntomas no motores más habituales en personas con Parkinson.


Las disfunciones de la vejiga y del intestino a menudo se producen juntas

Ha sido recientemente cuando los profesionales sanitarios han empezado a observar la conexión entre la disfunción de la vejiga y del intestino. El impacto es enorme para las personas con enfermedades neurógenas. En muchos casos, los síntomas vesicales e intestinales coexisten e interactúan entre sí. Por ello, ha llegado la hora de aplicar un enfoque más holístico en beneficio de los pacientes.

¿Estás planteando las preguntas adecuadas?
Existen numerosos desafíos que deben superarse, tanto para el paciente como para el profesional sanitario. Es posible ofrecer mejor atención y mejor calidad de vida cuando se tratan conjuntamente la vejiga y el intestino.
Hemos recopilado una serie de testimonios de personas con disfunción vesical e intestinal relacionadas con su diagnóstico neurógeno y cuyas vidas han mejorado, y analizamos las terapias que mejoran la calidad de vida para que, tanto el paciente como el profesional sanitario, puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿Cómo afectan las lesiones de médula espinal a tu vejiga?

Subir

¿Cómo afectan las lesiones de médula espinal a tu vejiga?


Los efectos en tu vejiga
Si tu médula espinal está dañada, la capacidad de transmisión de las señales se deteriora, dando lugar a problemas de vaciado de la vejiga.
La médula espinal puede sufrir distintos tipos de daños. Cuanto más arriba esté situada una lesión en la médula espinal, mayor número de músculos se verán afectados. En el caso de la paraplejia, el daño en la médula espinal es tan grave que las piernas quedan afectadas. En el caso de la tetraplejia, tanto brazos como piernas quedan afectados.
Un daño completo en la médula espinal significa que queda totalmente seccionada. Las señales no se desplazan por ella, con lo que las sensaciones y la capacidad de movimiento desaparecen por debajo del punto donde está situada la lesión.
Si el daño es incompleto, la capacidad para controlar tus músculos experimentará una cierta merma. Pero algunas señales seguirán desplazándose. Si tienes algo de control motor en manos y brazos, es muy probable que puedas elegir el autosondaje como opción para vaciar la vejiga.
La ubicación anatómica y la gravedad de la lesión determinarán cuál será la condición de tu vejiga. Simplemente, cuanto más arriba esté situada la lesión, más graves serán los problemas que experimente tu salud. Esto se debe a la pérdida de control de la micción desde el cerebro y sus centros. Una lesión por encima del nivel de la vértebra Dorsal 12/Lumbar 1 puede producir disinergia detrusor-esfínter. Esto significa que, cuando no existe un control central de los nervios, la médula espinal asume el control, proporcionando un caos de impulsos que se desplazan a la vejiga y al esfínter. El resultado es que la vejiga y el esfínter funcionan enfrentados entre sí. Esto es muy peligroso, ya que se acumula una presión elevada en la vejiga y la orina retrocede a los riñones con la posibilidad de dañarlos. A esto hay que añadir un aumento asociado del riesgo de infección e incontinencia. El tratamiento de primera línea consiste en reducir la presión de la vejiga con fármacos y vaciar la vejiga mediante sondaje intermitente.
Si tienes una lesión en un punto de la médula espinal situado en el nivel anatómico de la vértebra Dorsal 12/Lumbar 1 o por debajo de él, perderás tono muscular en la vejiga y el esfínter, ya que esta es el área responsable del vaciado reflejo de la vejiga. Una lesión total da lugar a la arreflexia del detrusor (pérdida de contracción del músculo vesical).
Los daños producidos por debajo de este centro reflejo afectan a una parte o la totalidad de los nervios de este área, dependiendo del tipo de lesión. Si todas las raíces nerviosas se ven afectadas, se presenta la condición de detrusor y esfínter acontráctiles. No obstante, son más comunes las lesiones incompletas. En ese caso, solo se ven afectadas algunas fibras nerviosas, por lo que puede haber un funcionamiento parcial. Por ejemplo, puede tener la sensación de llenado de la vejiga, pero que no sea posible vaciarla.
Una lesión leve de la médula espinal da lugar a retención o vaciado incompleto, infecciones del tracto urinario e incontinencia (por rebosamiento). El tratamiento de primera línea es el autosondaje intermitente limpio.
También merece la pena mencionar que recientes estudios indican que hasta el 30% de las personas que pierden el control de la vejiga, recuperan la función un tiempo después de producirse la lesión.

Ventajas del autosondaje
Si tienes suficiente control motor para manejar una sonda, el autosondaje es una forma segura y cómoda de vaciar tu vejiga con independencia de tu patología. El objetivo del sondaje es mejorar tu calidad de vida proporcionándote un mejor control de tu vejiga. Además, al mismo tiempo podrás prevenir daños y complicaciones renales, así como las infecciones del tracto urinario (ITU).

Muchas personas se sondan diariamente
Ellas pueden decirte las numerosas ventajas que ofrece el sondaje:
   ✔ Es un procedimiento fácil y seguro y, aunque al principio puede resultar algo extraño, no es doloroso
   ✔ Vacía la vejiga totalmente, evitando el retroceso de la orina que podría dañar los riñones
   ✔ Evita la orina residual, reduciendo el riesgo de infecciones del tracto urinario
   ✔ Como la vejiga se vacía totalmente, no hay riesgos de pérdidas de orina
   ✔ Controlas cuándo y cómo vacías tu vejiga
   ✔ Podría ayudarte a tener un sueño nocturno sin interrupciones
   ✔ Te acostumbras a él con bastante facilidad, por lo que acaba pareciéndose a la micción normal
   ✔ ¡Mejora tu calidad de vida! No tienes que preocuparte de pérdidas que te avergüencen ni de cómo te manejarás fuera de casa.
   ✔ El sondaje te proporciona control

Los problemas de vejiga, con independencia de su gravedad, pueden restar normalidad y confianza a nuestra vida diaria. El sondaje puede ayudarnos de muchas maneras diferentes. El uso de sondas te permite vaciar la vejiga en diferentes momentos del día como una forma natural de orinar. Esto significa que podrás seguir la rutina normal de la vida diaria, algo que es mucho más importante de lo que parece. Con una buena sonda de un solo uso podrás sondarte de forma rápida, cómoda y con total discreción. Nadie tiene por qué saberlo excepto tú.
El sondaje también te permitirá vaciar totalmente la vejiga, con lo que el riesgo de pérdidas de orina es mínimo. Mucha gente con problemas de vejiga no se atreve a salir ante la posibilidad de que estas pérdidas resulten visibles. El autosondaje puede ser parte de la solución. Además, es obvio que el vaciado completo también representa una mejora para ti desde una perspectiva médica.
El vaciado insuficiente de la vejiga por la noche es un motivo normal de trastornos del sueño. Una vez que empieces a sondarte, podrás vaciar totalmente la vejiga todas las noches antes de acostarte, por lo que no te despertarás a causa de una urgencia para ir al baño.
Otro aspecto importante de las sondas de un solo uso es su efecto positivo en tu vida sexual. El simple hecho de aliviar tus trastornos urinarios aumenta la posibilidad de que mejore tu sexualidad en todos los sentidos. Las sondas de un solo uso también proporcionan un medio para que te liberes del obstáculo y la preocupación que suponen los dispositivos permanentes.


Las disfunciones de la vejiga y del intestino a menudo se producen juntas

Ha sido recientemente cuando los profesionales sanitarios han empezado a observar la conexión entre la disfunción de la vejiga y del intestino. El impacto es enorme para las personas con enfermedades neurógenas. En muchos casos, los síntomas vesicales e intestinales coexisten e interactúan entre sí. Por ello, ha llegado la hora de aplicar un enfoque más holístico en beneficio de los pacientes.

¿Estás planteando las preguntas adecuadas?
Existen numerosos desafíos que deben superarse, tanto para el paciente como para el profesional sanitario. Es posible ofrecer mejor atención y mejor calidad de vida cuando se tratan conjuntamente la vejiga y el intestino.
Hemos recopilado una serie de testimonios de personas con disfunción vesical e intestinal relacionadas con su diagnóstico neurógeno y cuyas vidas han mejorado, y analizamos las terapias que mejoran la calidad de vida para que, tanto el paciente como el profesional sanitario, puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.


¿Cómo afecta la estenosis uretral a tu vejiga?

Subir

¿Cómo afecta la estenosis uretral a tu vejiga?


La estenosis uretral consiste en una constricción (estrechamiento) de la uretra. Es un problema que se describió por primera vez hace miles de años. Con independencia del motivo, suele implicar dificultades a la hora de vaciar la vejiga. Este problema afecta principalmente a los hombres.
La forma más común de desarrollo de estenosis uretral es una inflamación en la pared de la uretra que produce la formación de cicatrices, lo que a su vez, provoca la estenosis. La inflamación puede deberse a una enfermedad de transmisión sexual, una lesión o la consecuencia de una operación de la uretra. La formación de cicatrices en la uretra también puede ser el resultado del sondaje cuando el recubrimiento no es de baja fricción.
La estenosis obstaculiza el flujo de la orina, produciendo dificultades a la hora de vaciarla. También puede resultar difícil el comienzo de la micción y, a veces, puede existir la sensación de que la vejiga no se ha vaciado correctamente. Algunas personas experimentan también pérdidas de orina.

Tratamiento
La estenosis uretral se puede tratar mediante una sencilla intervención quirúrgica en la que se secciona la estenosis para proceder después a su cierre. Mediante el ensanchamiento regular de la uretra con una sonda, denominado Dilatación Intermitente Limpia (DIL), se puede evitar la formación de nuevas cicatrices y, de ese modo, nuevas estenosis. La dilatación intermitente limpia es una terapia fácil y suave.


Ventajas de la dilatación intermitente limpia (DIL)


El objetivo de la DIL es mantener suficiente espacio en la uretra para poder orinar correctamente. La dilatación intermitente limpia te permitirá evitar la aparición de nuevas estenosis y mantener el tracto urinario sano.

Muchas personas realizan la Dilatación Intermitente Limpia a veces incluso a diario. Tal y como te indicará tu médico, la DIL aporta numerosas ventajas:
   ✔ Es un procedimiento fácil y seguro y aunque al principio puede resultar algo extraño, no es doloroso
   ✔ Mejora la salud del sistema de tracto urinario
   ✔ Controlas cuándo y cómo deseas realizar el tratamiento, en tu propio hogar
   ✔ Te acostumbras a él con bastante facilidad, por lo que acaba pareciendo natural en poco tiempo
   ✔ ¡Mejora tu calidad de vida! Evita la formación de nuevas estenosis, así como los procedimientos quirúrgicos para tratarlas.